Neobanks revolucionan el sistema financiero costarricense

Melissa López
October 14, 2020

Con una propuesta disruptiva los bancos 100% digitales cambiaron el concepto de banca en nuestro país, sin sucursales físicas y con trámites rápidos desde un dispositivo móvil.

En el 2018 Costa Rica vio surgir lo que sería el primer neobank que revolucionó el sistema financiero tradicional, permitiendo que a través de un móvil y con solo necesitar una identificación los usuarios pudieran abrir una cuenta de ahorros sin filas ni papeleo de por medio.

“Nada es permanente a excepción del cambio”, escribió Heráclito, una premisa que cada vez toma más fuerza con consumidores que demandan soluciones simples, rápidas y transparentes.

Los neobank tomaron fuerza en el contexto de pandemia, al convertirse en una alternativa para quienes no están conformes con los servicios tradicionales y necesitaron tener más control de su dinero, fuera de gestiones tediosas y largas.                   

En el caso de la banca su confianza radica en la fortaleza física de sus paredes; sin embargo, la tecnología cambió ese panorama por la facilidad de uso y experiencia. 

Los últimos datos del Banco Central de Costa Rica arrojan que el 78% de la población, posee al menos una cuenta bancaria.

Neobanks en Costa Rica

Wink fue la primera startup en ofrecer un producto de banca 100% digital cuando puso a disposición una tarjeta de débito de forma gratuita, enviada a domicilio y sin anualidades ni membresías. Además, desde su app las personas pueden pagar, ahorrar y presupuestar en colones y dólares con el respaldo de una entidad financiera como Coopenae.

Wink está disponible para ciudadanos costarricenses mayores de 18 años o extranjeros con Dimex, en ambos casos con una dirección laboral o residencial en Costa Rica.

A inicios del 2020, la empresa Omni se suma como neobank transformando su aplicación inicial en una opción financiera, que permite pagar en comercios físicos o en línea, así como contar con un monedero digital y una tarjeta de débito MasterCard.

Otro valioso ejemplo es la empresa Pei, una aplicación móvil de servicios financieros que permite transferir desde todas tus cuentas dólares o colones en una sola app, no importa qué banco use la persona.

Pei destaca por el nivel de seguridad brindada porque hace uso de lo último en tecnología, de modo que la información del usuario es encriptada para protegerla, validando su identidad mediante tecnologías de biometría, reconocimiento facial e inteligencia artificial, así que protege sus pagos o envíos con FaceID, touch ID o PIN de seguridad.

Con su fácil uso y rapidez crea una atractiva experiencia para el usuario cuando le permite al usuario dividir sus cuentas en restaurantes y negocios afines entre amigos, así como enviar e incluso mover dinero entre distintas entidades.

Asimismo, el usuario puede programar recordatorios para pagar sus servicios a tiempo, transferir y solicitar dinero desde un mismo lugar.

Esta plataforma fue creada desde su arquitectura inicial por la empresa Antit que se especializa en el desarrollo de app móviles de alta calidad que se efectúan en el menor tiempo posible, experta en la implementación de soluciones de desarrollo financiero como pasarelas de pago, carteras digitales, portales bancarios, KYC, AML y más.

Beneficios para el consumidor

Los neobank ponen a disposición una serie de atractivos para cualquier usuario como: recibir reportes inteligentes del movimiento de tus cuentas, sobres de ahorro, transferencias entre usuarios, SINPE en tiempo real, pagos de servicios públicos e incluso retiros en cajeros.

Además, ofrece claridad en costo de comisiones, control de movimientos financieros en tiempo real, así como facilidad en la apertura y solicitud de productos.

Por otra parte, al no contar con infraestructura física los costos operacionales son menores, por lo que pueden ofrecer precios más bajos que los demás intermediarios, con soluciones simples, seguras y 100% digitales.

El panorama en Costa Rica

Fue hasta el 2018 que la SUGEF abrió la posibilidad para que las Fintech se puedan inscribir bajo el artículo 15 de la Ley 7798.

Una vez inscritas pueden optar por la afiliación a SINPE (Sistema Nacional de Pagos Electrónicos), con acceso a este sistema administrado por el Banco Central. Con esto arrancó la revolución del mercado de medios de pago en el país con startups que proporcionan comodidad, versatilidad, movilidad y seguridad.

Sin embargo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su estudio sobre la economía 2020, recomienda a Costa Rica facilitar el acceso directo y pleno al sistema de pagos electrónicos, que es la principal barrera regulatoria actual que enfrentan la Fintech de acuerdo con las conclusiones a las que llegó la entidad.

Consideró que el país debe mejorar el diálogo entre las instituciones reguladoras y el sector de las empresas financieras tecnológicas como una herramienta para ir activando la economía pese a la pandemia.