Inteligencia Artificial a la vanguardia de las finanzas

Melissa López
October 14, 2020

El ecosistema financiero ha cambiado su dinámica competitiva con la aparición de la inteligencia artificial (IA) al permitir agilizar procesos de un modo más eficiente y seguro.

Cambiando así la forma en que las instituciones comercializan productos, al efectuar decisiones con técnicas más óptimas que superan a las de los analistas.

Asimismo, con la llegada del Big Data y Data Science al panorama digital la IA tomó fuerza al poder identificar patrones a partir de grandes cantidades de datos e incluso lograr anticiparse a los hechos.

Actualmente, las FinTech han venido a darle ese impulso a muchas entidades financieras haciendo uso del  IA no solo para automatizar procesos, sino como un baluarte para mejorar la experiencia de usuario.

Con servicios digitales cada vez más versátiles e intuitivos las instituciones financieras lograrán una mayor lealtad de sus clientes.

En el caso de Antit una desarrolladora de productos FinTech pone a su disposición personal altamente calificado, especialistas en Ingeniería de la Nube, Big Data, entre otros servicios que unidos al uso de IA le dará una mayor competitividad en el mercado digital.

La clave de la innovación es formar parte de los ecosistemas digitales donde Antit cuenta con gran experiencia, en un mundo donde los consumidores buscan desarrollar sus gestiones sin necesidad de trasladarse y tener que interactuar con un humano.

Además, el IA permite automatizar las operaciones internas al lograr un enfoque más innovador de cara a los clientes, incentivando la lealtad a través de productos a la medida con una comprensión de las preferencias del cliente en tiempo real.

Entre sus principales ventajas están:

Automatización de créditos: permitiendo por medio del uso de IA elaborar una predicción de comportamiento de pago de créditos, con una asesoría personalizada sobre oportunidades de inversión y ahorro.

En este sentido destaca el empleo del scoring crediticio, un sistema informático que permite aprobar o denegar créditos de forma más eficiente, al funcionar como un analista de riesgos con mayor precisión, automatización, rapidez tomando una decisión mejor informada y respaldada por datos.

Por otra parte, permite la combinación de algoritmos y Big Data para otorgar créditos de forma más segura, objetividad y transparente.

Operaciones más seguras: los sistemas de IA permiten a las entidades financieras identificar nuevas categorías de riesgo de sus clientes y plantear estrategias de mitigación.

La IA hace uso de sistemas de detección de fraude al analizar el comportamiento, ubicación, hábitos de compra de los clientes y son capaces de activar un mecanismo de seguridad cuando estos contradicen el patrón de gasto establecido.

Además, los sistemas IA permiten con ayuda del Big Data identificar actividades sospechosas que impliquen el ingreso de recursos de procedencia ilícita, reduciendo los costos de investigar esquemas de lavado de dinero.

Asesoramiento personalizado: la IA permite la implementación de los chatbots basados en el procesamiento del lenguaje natural y asistentes virtuales, que hacen uso de algoritmos de aprendizaje automático a través del Machine Learning, logrando verificar saldos de los usuarios, programar pagos, buscar actividades de cuenta y más.

Asimismo, estas aplicaciones son capaces de  ofrecer asesoramiento financiero personalizado, rastrear  ingresos,  gastos recurrentes, hábitos de consumo y ofrecen un plan optimizado con consejos financieros, ayudando a los clientes a hacer una estimación de sus finanzas.

Esto se traducirá en una mayor satisfacción de los clientes al reducirse el tiempo de respuesta y aumentando la productividad de la empresa.

Según World Economic Forum para este 2020 la inversión en inteligencia artificial alcanzará los 10,000 millones de dólares por parte de instituciones financieras.

La IA es imprescindible para realizar una metamorfosis al mercado digital a través de verticales que asumen cada vez tareas más complejas, que lo podrán en el mapa del mundo digital.