Open Banking en América Latina ¿estamos preparados?

Melissa López
October 14, 2020

Los datos son de los clientes no de los bancos y es esa potestad de compartirlos con terceros lo que plantea el open banking, promoviendo que las instituciones financieras abran sus plataformas para que otras entidades puedan conectarse.

Esto permite no solo una mayor democratización de los servicios financieros, sino una  especialización de los mismos.

Cuando una entidad bancaria entra en open banking debe permitir que otras FinTech u empresas financieras accedan al historial bancario del usuario, para brindarle un determinado servicio en mejores condiciones.

No obstante, este tipo de transacciones deberán incluiruna autorización previa de parte del cliente y posteriormente del banco, quien tendrá potestad de monetizar esta información que custodia obteniendo una nueva forma de hacer finanzas.

Por consiguiente, esta nueva modalidad permite crear servicios y productos financieros a través de plataformas de terceros, proveyendo mejores experiencias y diferenciándose de sus competidores.

Al mismo tiempo que se propicia un efecto de red en el sector financiero facilitando el aumento de competencia y, por consiguiente la innovación en el sector bancario, equilibrando con el uso de la tecnología el mercado a favor de los consumidores.

Esto con información crediticia de calidad que gracias al uso de APIs pueden compartirse a diversas aplicaciones. Las APIs  hacen referencia a una interfaz o protocolo de comunicación entre el cliente y el servidor que proporcionan una mayor transparencia financiera con los clientes tanto en sus datos públicos como privados.

No obstante, el banco debería contar con una plata forma robusta de API que le permita marcar la diferencia, haciendo uso de la tecnología para ser más eficientes.

Antit es una empresa de desarrollo FinTech con gran experiencia en la creación de APIs que se ajusten a las necesidades del cliente, contando con personal altamente calificado capaz de darle ese impulso extra al más ambicioso de sus proyectos.

Aplicación de Open Banking en Latinoamérica

El Reino Unido fue pionero a nivel mundial en desarrollo de open banking con el respaldo de regulaciones que permitieron su aplicación, al punto de ser obligatorio para los bancos.

Sin embargo, en Latinoamérica la mayor brecha es la falta de regulación que determine cómo los bancos y las FinTech deben actuar en un escenario de banca abierta.

Actualmente, México y Brasil destacan por la implementación de leyes que han impactado en el crecimiento de ecosistemas más maduros. Sólo en Brasil se procesa el 98% de las operaciones indirectas desde sus herramientas en línea.

Sumando así 56.000 nuevos clientes conectando a su sistema y más de 44 instituciones, reduciendo significativamente los tiempos de transacciones internas y aprobaciones de créditos.

En el caso de Colombia que cuenta con más de 200 startups FinTech para el 2019 según Finnovista Fintech Radar, el país carece de regulación oficial para la banca abierta aunque sí ha ido modificando algunas leyes y normas.

Por otra parte, México ya cuenta con las primeras reglas para el modelo de open banking como parte de la “Ley para regular las instituciones de tecnología financiera” conocida como “Ley Fintech”.

Desde el 2018 con su publicación fue pionera con su artículo 76 que establece la obligación para los distintos actores del ecosistema financiero,  de ofrecer APIs con el fin de compartir información entre sí.

En el caso de Costa Rica aunque destaca en el istmo con un 90% de penetración de pagos sin contacto, no cuenta con ningún tipo de regulación FinTech que beneficie el fortalecimiento del sector.

Incluso en su propuesta de Gobierno Digital ha tenido un estancamiento que ha impedido un avance hacia políticas integrales, con respecto a la digitalización de la banca.

“Las limitaciones existentes en los marcos legales, institucionales, regulatorios y de política pública dela región debilitan la eficacia de iniciativas para cerrar las brechas de igualdad y corregir las fallas de mercado existentes”, indicó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  en su informe “Hacia la transformación digital de la banca pública  en América Latina y el caribe 2020”.

En este documento se resalta que en el caso de Centroamérica el mayor reto lo constituye el costo de llevar a cabo las actividades que acompañan estos cambios, y en los del Caribe, fundamentalmente la necesidad de capacitar al personal.

Principales desafíos

Los consumidores demandan que sus entidades financieras se integren a los ecosistemas digitales y plataformas móviles, con experiencias simples e integrales.

Los miembros de la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (ALIDE) del BID, expresaron en su último reporte contar con iniciativas de digitalización en marcha, con distintonivel de avance y profundidad,  el 70% de ellos manifestó contar con una unidad encargada de la digitalización de la entidad.

Sin embargo, dicho informe también reveló  que en los procesos estratégicos de transformación digital existe un grado de resistencia por parte del personal ante la falta de capacitación al respecto.

Además,  de la dificultad para sustituir procesos y cambiar la arquitectura de los sistemas, seguido del coste del proceso de cambio, incluidos el diseño y el liderazgo del mismo.

Por lo que se recomienda aliados como las FinTech para el intercambio de conocimientos y la comprensión del mercado que está sujeto a un continuo cambio.

Fundada en 2016, ANTIT es una compañía de desarrollos móviles especializada en Minimum Viable Product (MVP) y productos Time-To-Make(TTM) con un portafolio fuertemente enfocado en la industria FinTech.

Nuestra compañía cuenta con su propio servicio de desarrollo FinTech a la medida, lo que nos permite adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes dándole el impulso que requiere para entrar de forma competitiva al mercado digital.